Home » Cultura » Analizan las “transformaciones” realizadas en esculturas marianas

Analizan las “transformaciones” realizadas en esculturas marianas

Por Claudia Carrera

Un par de esculturas marianas veneradas en el Templo de San Diego Churubusco, en Coyoacán, que fueron modificadas al paso de los años, inspiraron un proyecto de investigación cuyo objetivo es analizar desde los ámbitos de la conservación-restauración y la antropología, cómo estas transformaciones realizadas comúnmente por los propios feligreses mantienen vigente el uso devocional de estas imágenes.

Los doctores Katia Perdigón Castañeda y Bernardo Robles Aguirre, investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), explican que encargados de las iglesias, mayordomías, catequistas, etcétera, suelen realizar “cambios” en objetos de culto, y si bien esas modificaciones afectan la estética y estabilidad estructural de las obras, también señalan la necesidad de un vínculo, espiritual y físico (de reconocimiento), entre el devoto y la imagen motivo de veneración.

Entender esta lógica —señalan— es básico al momento de acercarse a la intervención profesional de imágenes religiosas, pues más allá de lo que señalan las “Cartas del Restauro”, es importante comprender qué inspiran estas obras en los fieles. Encontrar el justo medio entre uno y otro es lo que permitirá mantener su uso devocional.

El proyecto de investigación que encabezan ambos especialistas —Katia Pedigón es restauradora perito de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC); y Bernardo Robles dirige el Posgrado en Ciencias Antropológicas de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH)— se centra en las transformaciones de las esculturas de vírgenes, como “una búsqueda al acercamiento de lo femenino”.

La iniciativa partió de las tareas de conservación-restauración efectuadas en dos esculturas marianas, una bajo la advocación de la Virgen de la Inmaculada Concepción y otra más a la cual se le denomina Virgen sedente, dada la pérdida de sus atributos.

Para su intervención fueron trasladadas a la sede de la CNCPC, adyacente al Templo de San Diego Churubusco, donde ya se encuentran nuevamente.

Gracias a las facilidades prestadas por el Hospital General “Dr. Manuel Gea González” a través de su División de Radiodiagnóstico, se obtuvieron tomografías de ambas esculturas: la Purísima Concepción y la Virgen sedente, que han resultado una herramienta fundamental para conocer su caracterización y técnica de manufactura.

Please follow and like us:
Azturismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *