Azturismo
Estilo

Entérate de los beneficios de la copa menstrual

Sol Priego

La copa menstrual es una opción ecológica, hecha generalmente de silicón de grado quirúrgico, que se introduce en la vagina y recolecta la sangre, lo cual la convierte en una opción muy práctica y que conlleva varios beneficios para la salud de las mujeres.

Su historia se remonta a principios del siglo XX con varios prototipos de este artículo pero no fue hasta 1937 que la estadounidense Leona W. Chalmers creó la primer copa menstrual patentada. Sin embargo, no tuvo mucho éxito ya que al ser de caucho era muy rígida y pesada. A la par, también apareció la empresa de tampones Tampax, los cuales al ser más pequeños y fáciles de colocar incrementaron su popularidad.

Si bien los tampones comenzaron su auge, posteriormente se descubrió que su uso está relacionado con el Síndrome de Shock Tóxico, una infección muy grave que termina afectando varios órganos del cuerpo. Un caso muy conocido es el de la modelo Lauren Wasser quien en 2012 se enfermó de gravedad y como resultado perdió ambas piernas.

La mayoría de copas están fabricadas de silicón de grado quirúrgico, un material hipoalergénico que no provoca alergias ni reacciones adversas en el cuerpo. Se puede utilizar hasta por 12 horas seguidas, dependiendo el flujo, ya que al sólo recolectar la sangre no deja fibras de algodón como sucede con los tampones, no reseca ni altera la flora vaginal, ni favorece la aparición de una infección vaginal.

El funcionamiento de la copa se basa en crear un vacío para que toda la sangre quede dentro de ella, evitando así las fugas o los comúnmente llamados “bajones”, esto y la suavidad de su material que se amolda a la pared vaginal sin producir molestias, permite la libre realización de actividades como la natación, yoga, entrenamiento de fuerza y atletismo, entre otros.

Otra de las ventajas de usar este artículo de higiene menstrual es que las mujeres pueden conocer mejor su cuerpo al poder ver el color real de su sangre, descubrir que no huelen mal e identificar con mayor facilidad su flujo. Al estar en contacto con su ciclo sin alteraciones por químicos tóxicos o agresivos, es más fácil que las mujeres puedan identificar anomalías en su menstruación que pudiesen indicar alguna enfermedad para así acudir con una ginecóloga.

En cuanto a lo ecológico, una mujer puede llegar a usar más de 10 mil toallas desechables o tampones, tomando en cuenta que la menstruación dura aproximadamente 5 días cada mes durante toda su edad reproductiva, mismas que tardan de 300 a 500 años en degradarse. Por otro lado, la copa tiene una vida útil de entre 7 y 10 años, lo que representa el uso de 4 durante esta misma etapa y una disminución en su huella ecológica.

¿Cómo elegir la adecuada para mí?

En el mercado existen muchas opciones, cada marca tiene diferente capacidad de recolección, altura, firmeza, acabados y colores.
Actualmente, puedes encontrar tiendas virtuales enfocadas a la higiene menstrual y salud reproductiva de la mujer en donde te pueden asesorar para elegir la copa ideal para ti. El proceso es muy sencillo, envían un test para conocer las necesidades específicas de cada mujer como la cantidad de flujo, firmeza de suelo pélvico, sensibilidad, problemas ginecológicos y altura de cérvix, entre otros, con base en las respuestas es que la vendedora puede hacer una recomendación. Es indispensable que al elegir, también verifiques que las marcas que te ofrecen tengan certificación FDA para asegurar que sean seguras.

Además de que su uso es muy simple una vez te adaptas a este producto de higiene menstrual, la limpieza también es sumamente sencilla. Se debe esterilizar al comienzo y término de cada menstruación y cada que se cambia hay que enjuagar con abundante agua potable para volver a colocarla completamente limpia.

Publicaciones Relacionadas

Tips para reducir gastos con tu automóvil

azturismo

El café protege vs el Alzheimer

Azturismo

Necesaria atención integral en combate contra cáncer cervicouterino

azturismo